La llegada de Internet ha supuesto muchos cambios en el día a día, pero sobre todo ha supuesto una gran revolución en lo que se refiere al consumo. Especialmente en lo que a reglos se refiere.

Es una moda que sigue creciendo

Antiguamente, la opción de regalar un producto personalizado parecía que estaba al alcance de unos pocos. Había que buscar, y rezar, porque hubiera una tienda de productos personalizados en la ciudad y pagar cantidades desorbitadas para conseguir una taza o una camiseta.

Sin embargo, la llegada del mercado online ha roto las fronteras de la distancia. Ahora, una persona puede conseguir un álbum de fotos totalmente personalizado a su gusto, y diseñado por él, creándolo con un sencillo programa online. ¿O que tal intentar la personalización de sudaderas? Incluso podrían crear su propia baraja de cartas y crearse un pequeño juego inventado por él.

Siguen habiendo tiendas que se dedican a la fabricación de productos personalizados, pero es en la red donde se ha establecido un mercado más sólido, puesto que no es necesario contar con una tienda física para vender los productos, es fácil llegar a más clientes y, sobre todo, se puede ofrecer productos más competitivos.

De esta moda no escapan ni siquiera los productos de gran consumo que también se han visto salpicados por la tendencia, así podemos encontrar desde chocolates hasta  cervezas personalizadas. Lo que antes se basaba simplemente en comprar una taza, un colgante o una camiseta, ahora ha cambiado a comprar posters, libros, libretas, calendarios… y así cientos de productos que son configurados a medida y ofrecidos por las tiendas.

Algunas hasta han comenzado a dar la opción de personalizar conjuntos de ropa, como faldas, camisetas o bañadores. Algo que nadie se imaginaba, pero que tarde o temprano tenía que ahora que está aquí, parece un comercio que ha llegado para quedarse, y al que cada vez más personas recurren como medio de negocio.

Dejar respuesta