Ser padre significa aprender a diario lo que es lo mejor para un hijo. Sin embargo, por más que pase el tiempo, muchos padres siguen sin darse cuenta de lo mal que están alimentando a sus hijos al reducir el consumo de frutas y verduras frente al consumo de bollería industrial y otros productos más insanos.

¿Cuánto tienen que tomar a diario?

Los padres deben entender que sus hijos están en plena etapa de crecimiento y prestar atención a los informes que a diario emite la Organización Mundial de la Salud sobre los malos hábitos alimenticios que tiene actualmente la población, especialmente la población infantil. Un desequilibrio nutricional que provoca obesidad y supone un importante riesgo. ¿El culpable? El bajo consumo de frutas y verduras, uno de los 10 factores de riesgo de mortalidad a escala mundial.

El pasado 28 de mayo fue el Día Nacional de la Nutrición, día que la OMS aprovechó para poner acento a la alimentación infantil con el fin de que los padres finalmente se dieran cuenta de los grandes errores que están cometido a la hora de alimentar a sus hijos. Muchos dirán que hacen todo lo posible, como darles un Actimel que fortalezca sus defensas o preparándoles bocadillos con pan integral. ¿Es suficiente? No, no lo es.

Según la OMS, los niños deberían tomar un total de 400 gramos diarios de fruta y de verdura, una cifra que ni se acerca a lo que actualmente están consumiendo los pequeños de los hogares. Entre los principales culpables se encuentran los locales de comida rápida con sus bajos precios y la gran cantidad de productos de producción industrial, con un alto contenido en conservantes y azúcares, que son muy malos para la salud de los niños, pero a los que los padres acuden para tener contentos a sus hijos.

Dejar respuesta