¿Te has dado cuenta de cómo ha cambiado el concepto de la decoración incluso en el mundo de la restauración? Algo a lo que pocos lugares daban importancia, ahora se ha convertido en un requisito indispensable de todo local que quiera lograr tener éxito.

¿Por qué tanta preocupación por la decoración?

Es algo que resulta muy curioso, puesto que lo que antes se buscaba era crear un ambiente acogedor, y para ello la decoración a veces quedaba en un segundo plano. En un restaurante donde los dueños fueran amantes de los toros, la decoración iba a destinada a tal fin. Si eran forofos de algún equipo de fútbol, lo dejaban claro en su decoración.

Pero con las nuevas tendencias, hay dos requisitos que debe seguir todo restaurante para tener éxito: tener una decoración creativa, así como la creatividad a la hora de presentar sus platos. Cuando una persona va a un restaurante a comer, lo que quiere es que el ambiente sea cómodo y confortable, y eso solo se puede conseguir con una decoración limpia, libre de objetos innecesarios que pueblen las paredes y con colores sencillos, pero que destaquen y haga a una persona acordarse de lo agradable que era ese ambiente. El mobiliario también juega un papel muy importante, con muebles clásicos y modernos llenando todo el local, con mesas cubiertas con manteles originales y asientos que resulten cómodos para que la experiencia del cliente sea la mejor.

En la cocina es donde se hace la magia con la comida. ¿Servir un plato sin más? No, ahora el cliente lo que busca es que el plato tenga una presentación exquisita, ayudando a que la comida le entre literalmente “por los ojos”. Raciones pequeñas pero bien presentadas suponen un gran aliciente para 8 de cada 10 clientes de un restaurante según los últimos estudios realizados a lo largo del año 2017. Y esto se demuestra en todas las ferias sobre gastronomía, sin dejar de lado la comida tradicional.

Dejar respuesta